Cómo volver a la normalidad más rápido

/ / Cómo volver a la normalidad más rápido

Por Patricia Nieto, socia del Club de Ejecutivos.

Confieso que las primeras semanas de cuarentena me sentí shockeada y frustrada.  Miraba con tristeza todo lo que se había suspendido en mi vida tanto del ámbito laboral como personal.  Mi equipo de trabajo reclamaba mi acción y mi presencia, y yo estaba ahí, como en el limbo.

Solo quería volver a la “normalidad”: tener cursos y sesiones presenciales, avanzar con el plan del año, poder abrazar a mis seres queridos sin el temor a enfermarme, salir a la calle y disfrutar del paseo. Pero no se podía, y esa situación me ponía más y más frustrada. 

Todo cambió el Viernes Santo.  Comencé a pensar en el concepto de normalidad. ¿Qué es “lo normal”?  ¿Qué es lo “no normal”?  En ese momento, escuché en un seminario web: “hay que pensar que las cosas ya no serán iguales y aceptar la idea que hay un nuevo concepto de lo que va a ser normal”.

¡Desde ese momento mi cuarentena cambió! Cuando la mayoría disfrutaba de unos días de descanso, yo ya creaba los planes de mi nueva vida.  Les confieso que fue como subirme a un cohete y partir hacia la luna.  Diseñé cursos nuevos, los vendí junto con mi equipo y salí adelante en el mes de abril cargadísima de pilas.  Todo ese combustible sigue conmigo ahora en mayo porque ya acepto mi “nuevo normal”.

Entonces, ¿cómo volver a la normalidad más rápidamente?  Diseñando y aceptando tu “nuevo normal”.  Hoy me toca asumir más roles, distribuir mejor mi tiempo y lo que antes me tomaba 2 horas, necesito hacerlo en 30 minutos.  Cuando pasamos del enojo, la frustración y la tristeza por lo que no puede ser a la aceptación, nuestro cerebro se expande y comienza a aportar un montón de soluciones muy creativas.

La emoción de la aceptación dará paso a la ambición y las ganas de ir por más, al entusiasmo, a la alegría y, finalmente, a la paz.

Contame, ¿Qué ganás resistiéndote al cambio? ¿Qué beneficio te da que todo siga siendo como antes? ¿Qué más podés ganar, si comenzás a aceptar tu “nuevo normal” y seguís adelante?

Estoy convencida que la pandemia vino a acelerar procesos de atención y crecimiento que los estábamos postergando porque teníamos muchas cosas que hacer.  Vino a ponernos un BASTA a varias cosas para que finalmente tomemos la decisión de crecer como personas, como profesionales, como familia, como país.