Educación o corrupción, el huevo o la gallina

/ / Educación o corrupción, el huevo o la gallina

Por Matías Ordeix, socio del Club de Ejecutivos.

Cada vez que aparece la publicación de un nuevo ranking global, tenemos esperanza que en algunas métricas Paraguay haya mejorado. En unos pocos, como por ejemplo clima de negocios y macroeconomía, tenemos notas buenas y muy buenas en algunos casos. Sin embargo, todos los trabajos internacionales y análisis comparativos relacionados con la Educación y Corrupción nos aplazan penosamente con las peores notas.

Sin duda el país tiene muchas carencias y algunas mejoras. Pero estos dos temas claves nos condenan como nación a la posibilidad de desarrollarnos, disminuir la pobreza, minimizar las desigualdades y mejorar a la sociedad en general, entre otros temas críticos…

Lo que planteamos es pensar en vos alta por dónde debemos comenzar. En un primer análisis podemos decir: comencemos por Educación, porque con una ciudadanía mejor educada lograremos reducir los niveles de corrupción. O porqué no partimos con una lucha fuerte contra la Corrupción, trabajando sobre todo un sistema judicial que castigue decididamente los actos corruptos, y de este modo los millones de dólares desperdiciados en actos corruptos los invertimos fuertemente en educación. 

Ambos trabajos son de hormiga, o sea, se necesitarán años para construir una “política de Estado” sobre estos temas. En estos dos graves problemas, el trabajo debe hacerse desde cero, ir a la raíz del problema, a los pilares donde fueron construidos tan torcidos edificios…

En Educación no es tanto la parte formal, o sea el aprendizaje para un desenvolvimiento profesional futuro (que es muy pobre igualmente), sino la EDUCACION EN VALORES. Porque solo educando en valores a los chicos y jóvenes, estos podrán de futuro decidir entre lo correcto e incorrecto, lo bueno y lo malo, lo transparente y lo corrupto.

Pero educar en valores es una tarea poco sencilla. Porque la tarea comienza por el hogar. Son los padres quienes enseñan esos valores a los pequeños. Si la sociedad esta carenciada de valores éticos, eso significa que los adultos (padres de estos chicos) también carecen de este tipo de habilidades blandas. Por consiguiente, una educación para pequeños con fuerte enfoque en valores (integridad, ética, responsabilidad, etc.) demorara años en poderse reflejar en los adultos. Un emergente político que haya crecido en este nuevo sistema de educación con sólido foco en valores, lo tendremos recién en unos 35 años aproximadamente. Es mucho tiempo… ¿pero hay otras alternativas?

La lucha a la corrupción debe ser debe ser frontal, dura y efectiva. Igualmente recuerdo una conferencia hace unos años, en la cual uno de los speakers, el doctor Daniel Mendonca, hacia un duro y triste análisis de la situación de la corrupción en el país. El mismo describía que la corrupción en Paraguay es sistémica (porque está inserto en el sistema público, en todo el sistema) y descentralizada (o sea no solo en los jefes o autoridades máximas). Este hecho hace que su combate sea de los más difíciles, porque incluso como ejemplo, el nombrar un nuevo ministro impoluto a cargo de alguna cartera del Estado, esto no necesariamente traería mejora en una estructura interna completamente corrupta, donde cada proceso y casi todos los individuos viven de ese propio sistema fatal y perverso.

Entonces, dónde comenzamos, ¿cuál es el huevo y cual la gallina? Y me atrevo a sugerir que ambos flancos deben cubrirse, sin duda alguna. Ambas son prioridades impostergables que deben estar en la agenda del nuevo presidente electo y de los parlamentarios, entre otras autoridades públicas. Nosotros debemos presionar para que esto suceda, incidir, recomendar y actuar. No será suficiente la mera critica, la acción de cada uno de nosotros es vital en esta nueva etapa que comienza el país en los próximos meses. Entonces … Decidamos y manos a la obra por un mejor Paraguay !!!

Artículo publicado en el diario La Nación el 14 de abril de 2018