El desafío 2020

/ / El desafío 2020

Juan Carlos Muñoz, socio del Club de Ejecutivos.

El comercio exterior paraguayo, a pesar de cerrar un año difícil, muestra elevado índice de mejoramiento y perspectivas alentadoras.

Muchos dicen que las dificultades o crisis son los mejores momentos para generar nuevas estrategias que nos permiten salvarlas con éxito.

Este año fue significativamente crítico por los problemas climáticos con profundas repercusiones en la producción de nuestro principal producto de exportación: la Soja, dejando de ingresar al país más de mil millones de dólares, con el consiguiente efecto retractivo en toda la economía. Así también la crisis económica de nuestros vecinos, en especial la de Argentina, nos golpea alentando al contrabando en escalas muy importantes, afectando a la producción industrial nacional, al comercio y a las recaudaciones fiscales en una combinación de factores que nos han llevado a una temporal recesión.

Sin embargo, estamos saliendo con un repunte de la actividad económica, aunque los problemas del extremado estiaje en ambos ríos vienen a cerrar un año francamente complicado.

No obstante, empezamos a recibir algunos índices alentadores en Paraguay, pero con cautela ante los cambios de gobierno en Argentina y Uruguay, más un convulsionado escenario de reclamos sociales y crisis políticas en varios países sudamericanos

Debemos poner mucha atención a los factores exógenos tanto políticos, sociales y aún climáticos, para afrontar con un moderado optimismo los desafíos que el inicio de una nueva década nos demanda.

Es por ello que el fortalecimiento institucional del Estado, el correcto uso del presupuesto público y en general el crecimiento de la economía, son prioridades a atender con pragmatismo y objetividad.