El mito (paraguayo) del No Endeudamiento

/ / El mito (paraguayo) del No Endeudamiento

Por Lauro Ramírez López, socio del Club de Ejecutivos.

En los últimos años se ha debatido con pasión respecto al ya famoso “endeudamiento”.

Endeudamiento con el que, sucesivas administraciones del Estado, han “condenado” a generaciones enteras de paraguayos a deudas cada vez más gigantescas, enfrascándolos en una especie de retraso eterno y pobreza invencible debido a eso. Si consideramos que Estados Unidos tiene más del 98 % de su PIB de sobre endeudamiento siendo la economía más grande del mundo, Reino Unido 283 %, Alemania 148 % o más cerca Uruguay el 69 %, el porcentaje del  21 % que tiene nuestro país no debería alarmarnos tanto. Estamos penúltimos en la escala. O visto del revés, casi somos “campeones” entre los no-endeudados.

Es la eterna pregunta del huevo o la gallina: ¿qué hacemos primero? ¿Construimos la ruta para transportar nuestra cosecha, o plantamos primero para tener qué transportar?

Si no creamos infraestructura no podremos desarrollarnos. Sin rutas, puentes, trenes, autopistas, viaductos, hospitales o escuelas no podrá evolucionar el nivel de vida de nuestra población. No habrá seguridad ni servicios, estaremos siempre igual. Sin deudas y sin evolución. Contentos en nuestra precariedad y pobreza. Todos felices.

En un país no acostumbrado a pagar impuestos, la base principal de la inversión pública en la mayoría de los países, no existe forma de evolucionar que no sea con deuda. Nuestra carga impositiva exigua no deja lugar a ninguna posibilidad de progreso en salud, educación, seguridad, justicia o servicios públicos al no disponer de los recursos. No queda otra que endeudarse para crecer.

Dejemos el mito de lado, establezcamos buenos controles, fomentemos la transparencia, e impulsemos el crecimiento del país. Si es con deuda, que así sea. Pero crezcamos si queremos dejar un país mejor a nuestros hijos y nietos.