Inicio / Revista revista-ejecutivos / ¿Cómo se convirtió Singapur en el país más competitivo del mundo?

¿Cómo se convirtió Singapur en el país más competitivo del mundo?

Club de Ejecutivos / 24/11/2019

Con casi 700 km2 de superficie y menos de 6 millones de habitantes, la República de Singapur se ha convertido en el país más competitivo del mundo (desbancando economías como la de EE.UU.) según el Informe de Competitividad Global 2019 del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés).


Hoy el país es uno de los centros neurálgicos del comercio internacional, el tercer mayor centro financiero del mundo, posee el puerto marítimo que más mercadería mueve (en contenedores y en tonelaje) y es el cuarto mayor mercado de divisas del planeta. 

Según Wikipedia, “su economía globalizada y diversificada depende especialmente del comercio y del sector manufacturero. En términos de paridad de poder adquisitivo, Singapur es el tercer país con mayor renta per cápita del mundo, además de figurar entre los primeros países en las listas internacionales de educación, sanidad, transparencia política y competitividad económica”.


¿Cuál es su secreto? Y lo más importante ¿qué podemos aprender de los singapurenses?


La perla de Asia, como es conocida esta pequeña ciudad-Estado, era hace apenas 50 años una isla pobre sin recursos que recién se independizaba (1965) de Inglaterra.

Lee Kuan Yew lideró la liberación del país y lo capitaneó durante 3 décadas en las que estableció un amplio programa económico capitalista con fuerte control estatal que incluía desarrollo social educativo, de salud, construcción de vivienda, cuidado del medio ambiente, etc. 

Considerado “milagro económico”, el modelo de Lee Kuan Yew no estuvo exento de polémicas pues paralelamente aplicó un rígido control social con órdenes estrictas, suprimiéndose incluso ciertas libertades individuales, con detención de opositores y hastacastigos corporales.

Al margen de esto, tras la independencia, el Gobierno diseñó políticas que favorecieron a la industria local. Se invirtió fuertemente en la educación de sus habitantes, se eliminó la corrupción de las instituciones y se entregó incentivos a los inversionistas extranjeros para que se instalaran en el país, creando las condiciones para un clima de negocios predecible. 

La inversión estatal también se hizo notar en infraestructura, viviendas sociales y en los servicios del país. Hoy día casi 10 millones de turistas visitan Singapur atraídos por el modelo económico y por los servicios médicos que ofrece, considerados de los más avanzados del mundo. 

Entre las medidas económicas tomadas por el Gobierno de la isla, se permitió el libre flujo de capital y fueron firmados acuerdos de libre comercio con EE.UU., China, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y la Unión Europea.

En los ´90, el país se percató de las oportunidades que podía generarle su ubicación estratégica (en la zona más poblada y de mayor crecimiento del mundo) convirtiéndose en uno de los Hubs logísticos y financieros más importantes del globo. 

Desde entonces Singapur no ha parado de invertir en innovación, investigación y desarrollo lo cual se ha volcado tanto en el sector privado como en el sector público. Hoy la ciudad-Estado lidera rankings tan importantes como el Índice Mundial de Innovación (5to lugar en 2018), el Smart City Expo World Congress (1er lugar en 2018), el Índice de Libertad Económica elaborado por The Heritage Foundation (2do lugar en 2019), y el Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas (9no lugar en 2017), entre otros. 


Nota de la edición no. 113 Noviembre 2019