Inicio / Revista revista-ejecutivos / Dulce Manjar, de lo artesanal a la estandarización sin perder la dulzura

Dulce Manjar, de lo artesanal a la estandarización sin perder la dulzura

Graciela Murano / 13/05/2019


En 2011 nació Dulce Manjar, una marca de alfajores artesanales que hoy se distribuye en las principales cadenas y tiendas de conveniencia del país. En ese momento el segmento de productos dulces, específicamente alfajores de industria nacional, no existía en el mercado”, explica Campos Cervera. Gracias a lo novedoso y a su calidad, la marca logró posicionarse como producto gourmet, diferenciado. 

La producción de 200 a 300 alfajores por mes pronto dejó de ser suficiente para satisfacer la demanda, y llegó el momento de trasladar las operaciones a un lugar más amplio. Para ello diseñaron una nueva y amplia fábrica que se instaló en un terreno de la propietaria ubicado en el barrio Santa María. 

La inversión inicial de UDS 100.000 para infraestructura y equipamientos, se consiguió a través de préstamos. “En 2013 inauguramos la fábrica y actualmente estamos haciendo una ampliación para llegar a 400 m2, con una nueva inversión de USD 100.000, comenta Gabriela. 

Las nuevas instalaciones van a permitir duplicar la producción, pasando de 20 mil a 40 mil unidades por mes. El aumento atenderá a que sigue creciendo la demanda. 

“Inicialmente producíamos 5 mil unidades, luego 6 mil, y así fuimos aumentando sistemáticamente durante 5 años hasta llegar a la producción actual”. Otra novedad es que el local tendrá un showroom para atender a los clientes que deseen acercarse directamente a la fábrica y adquirir los productos. 

Para Gabriela, pasar de la producción artesanal a una fábrica requirió un cambio de mentalidad radical. “Significaba estandarizar absolutamente todos los procedimientos internos y adecuarnos rigurosamente a las normativas de una empresa que fabrica alimentos”. Actualmente la fábrica emplea a 11 colaboradores en todas las áreas: comercial, producción, packaging, distribución y la regente tecnóloga de alimentos. 

En cuanto a la distribución, la empresa se encarga de atender al canal minorista, pero tercerizan la comercialización en las cadenas de supermercado, tiendas de conveniencia y en el interior del país. 

"Estudié pastelería profesional como hobby y luego descubrí que era lo que realmente me gustaba. Así fue como decidí iniciar en mi casa una pequeña producción de alfajores"

Los alfajores, junto a los brownies y pastafrolas que se agregaron a su portafolio, se pueden comprar en las cantinas de centros educativos, peluquerías, estaciones de servicio y en las diversas sucursales de los Biggie, Superseis, Casa Rica, Los Jardines, Casa Grutter, entre otros. 

“Si bien tenemos un camión propio y un repartidor, cuando empezamos a no dar abasto en la reposición de nuestros productos en los puntos de venta tomamos la decisión de trabajar con una distribuidora para poder concentrarnos en la producción. Así conseguimos también alcance nacional. Fue una decisión estratégica”. 

El trabajo de Dulce Manjar y de otras empresas del rubro ha logrado impulsar el segmento de los dulces artesanales, haciendo surgir nuevos emprendimientos. 

“La competencia ha aumentado y esto exige tener estrategias de diferenciación y una innovación constante sin comprometer nuestros pilares que son: calidad, excelente materia prima y satisfacción del cliente”, afirma la empresaria. “Nosotros nos destacamos por la selección de nuestros ingredientes de altísima categoría”. 

La marca se ha diferenciado lanzando novedades con sabores muy paraguayos. “Si bien el alfajor no es paraguayo, quisimos crear un sabor local. Fuimos los primeros en sacar un alfajor con relleno de dulce de guayaba y otra opción hecha en base al maní ku’i (maní molido), relleno de mantequilla de maní; un producto muy nuestro”. Dulce Manjar también elabora paletas, cupcakes y canastas con diferentes temáticas en fechas especiales. 

En el 3er Encuentro Anual de Mipymes organizado por la Unión Industrial Paraguaya, en 2018 Dulce Manjar presentó, junto con otras 3 mipymes de alimentos artesanales, el proyecto “Canasta Mbareté”que consiste en componer canastas con varios productos 100% nacionales dirigidas al sector empresarial. 

El proyecto, liderado por cuatro mujeres emprendedoras, busca dar visibilidad a los productos paraguayos producidos por pequeñas empresas y demostrar el desarrollo que ha tenido la industria nacional a través de productos alimenticios creativos, innovadores y de calidad superior presentados en canastas, bandejas y otras artesanías como una opción de obsequios empresariales. 

El objetivo expansivo de este proyecto es que la industria paraguaya de productos dulces y delicatessen se conozca, se aprecie y se valore. Además, como beneficio adicional el proyecto apoya el empoderamiento de la mujer en actividades económicas no tradicionales.