Inicio / Revista revista-ejecutivos / Entrevista al empresario José Ortiz, CEO de Cecon

Entrevista al empresario José Ortiz, CEO de Cecon

Club de Ejecutivos / 14/08/2019

CECON planea convertirse en la productora nacional de cemento más grande del país, aportando al mercado 1.030.000 toneladas anuales del producto. Según palabras de nuestro entrevistado José Ortiz, CEO y accionista (en conjunto con Grupo Cartes y Grupo Jiménez Gaona & Lima) de CECON, este proyecto va a generar un impacto socio-económico gigantesco en el distrito de San Lázaro, Concepción (donde se ubica) y especialmente en las comunidades de Morado y Tres Cerros. 

José Ortiz, CEO y accionista de CECON

¿En qué punto se encuentra el proyecto?

La construcción está en etapa incipiente, estamos ya con movimientos de suelos, limpiando y nivelando los terrenos. La construcción se está licitando entre varias empresas nacionales que deben estar consorciadas con empresas internacionales con experiencia en cementeras, dada la complejidad de las características técnicas del proyecto. 

Imaginate que solo el contrato con la empresa proveedora de máquinas tiene 1.000 anexos. Y después la ingeniería de detalles que se hace en España es tremenda. Hemos contratado consultoras para cada aspecto. Creemos que la planta cementera va a estar en funcionamiento a finales de 2022, y en 2023 estaremos ya en el mercado. En 2026 estimamos llegar a la plena capacidad de producción. 


El proyecto va más allá de la construcción de una cementera...

Efectivamente. Contempla la instalación de dos industrias: la cementera y una planta de cal agrícola (de USD 4 millones) que va a estar funcionando antes de fin de año. Pero además, se requiere la construcción de una subestática propia, un puerto privado para recibir insumos y enviar el cemento, una infraestructura vial y urbanística importante, puesto que prácticamente debemos construir una villa con más de 70 departamentos para que se hospeden los técnicos que vendrán de afuera y las vías para toda la logística. También una planta potabilizadora de agua, que no existe en la región y que va a beneficiar a las comunidades de Morado y Tres Cerros. Nosotros vamos a recibir la energía eléctrica en 66.000 volts desde la subestática de Vallemí, de ahí vamos a transportar esos voltios a través de líneas privadas (que también instalaremos) a lo largo de 26 km hasta nuestra propia subestática donde bajaremos la potencia a 23.000 volts y a 380 volts. En cuanto al puerto, tendrá unas dimensiones de 140 metros y estará equipado con dos grúas de altísima capacidad de carga y descarga simultánea.


¿Qué determinó la elección del enclave donde estará la planta?

En primer lugar la zona es tremendamente rica en piedra caliza, materia prima fundamental. Después, el lugar resultó ideal porque tenía una mina con autorización de explotación y acceso por ruta asfaltada y por vía fluvial, donde construiremos el puerto. Para esto compramos una sociedad (Calera Risso S.A.) propietaria de las tierras. El proyecto cuenta con las 4 licencias ambientales para la cementera, la calera, la subestática y el puerto. El entorno será un área verde protegida fantástica pues de las 1.505 has que tenemos, 600 quedan en reserva. Hemos considerado proteger también otras 50 has pertenecientes a uno de los dos cerros, que tiene una hermosa caverna. Creemos que se trata de un área con un potencial turístico muy interesante y queremos trabajar con las autoridades estatales para potenciarla. 


“Que se instale en Paraguay una industria como esta trae una gran oportunidad a desarrollistas, emprendedores, empresas vialeras y a otras industrias derivadas del cemento que ahora no existen. El hecho de que haya suficiente oferta de cemento en guaraníes crea un efecto virtuoso”.


Hablemos de tecnología punta

CECON ha adquirido lo que sería el Ferrari de las máquinas cementeras, de la empresa danesa FL Smith que cuenta con más de 140 años en su rubro y tiene sede en muchos países del mundo. Los equipos se están fabricando en distintos lugares del planeta. Serán unas 20.000 toneladas de equipos de altísima tecnología con unos niveles de emisión muy inferiores a los exigidos por la Unión Europea y una eficiencia máxima en materia de costos operativos y de consumo de combustibles y energía. Va a ser una planta con cero emisiones y polvo. La última tecnología disponible en el mundo en producción de cemento.


¿De qué manera un millón de toneladas de cemento transformará el mercado local? 

Paraguay tiene una demanda insatisfecha de casi 250.000 toneladas anuales que se cubre con importaciones. Que haya demanda insatisfecha hace que disminuya el potencial de consumo del cemento. Paraguay tiene un consumo de apenas 185 kg per cápita por año. Estamos dentro de los niveles más bajos de consumo de cemento y eso tiene que ver con la escasez y el costo. Nuestro país ha venido creciendo aproximadamente un 4% anual, pero el cemento lo ha hecho entre el 6% y el 7% a pesar de la escasez, casi el doble del PIB. 

CECON hará crecer la demanda y también la mejora de la vivienda (tenemos un gran déficit de viviendas y de calidad de las mismas). Es una industria plenamente justificada y nosotros vamos a cuidar que la INC siempre esté vigente. El hecho de que exista mayor oferta beneficia al mercado. La especulación se va a terminar y los precios, más baratos, van a estar establecidos en guaraníes. Esto brindará certeza de costos a los proyectos económicos relacionados, algo que hasta ahora no se puede hacer. Va a haber una mayor previsibilidad. Tendremos productos cerámicos de industria nacional, cemento abundante de industria nacional, mano de obra nacional, la energía eléctrica nacional, agua, ... entonces los componentes importados, con variabilidad en los precios, serán solo los derivados del petróleo y unos pocos más. 

Vamos a poder hablar de desarrollos inmobiliarios con mucha precisión de costos y con proyección de ventas en guaraníes a largo plazo. Lo cual no solo va a facilitar el desarrollo inmobiliario sino también el desarrollo estructural del país, porque vos estás hablando de caños de cemento, vigas de cemento, viaductos de cemento, puentes de cemento, todo lo que es infraestructura fundamental para el desarrollo pasará a tener mucho menor costo. Empezaremos a tener industrias de premoldeados (estructuras prefabricadas). Las posibilidades se amplían con la abundancia del producto. Hoy existen, por ejemplo, máquinas de pavimento rígido muy eficientes y al parecer el pavimento rígido es más económico y longevo que el asfalto. 

Entonces, que se instale en Paraguay una industria como esta trae una gran oportunidad a desarrollistas, a emprendedores, a empresas vialeras y a otras industrias derivadas del cemento que ahora no existen. El hecho de que haya suficiente oferta de cemento en guaraníes crea un efecto desarrollista virtuoso.

¿Cuál será el impacto del proyecto en la comunidad?

Estamos pegados a las comunidades de Morado y Tres Cerros y esto va a tener un impacto brutal. En esa región las personas trabajan casi en condiciones medievales, extrayendo piedra caliza y fabricando cal viva a cielo abierto en pozos, cocinándola con madera nativa en una situación absolutamente irregular. Hoy ya hemos contratado a una buena cantidad de esas personas que han pasado a tener un trabajo formal, con IPS, salario fijo regulado y condiciones