Inicio / Revista revista-ejecutivos / Holiday Inn Express Salum & Weinz construye el primer edificio de Paraguay con el máximo estándar ambiental

Holiday Inn Express Salum & Weinz construye el primer edificio de Paraguay con el máximo estándar ambiental

Club de Ejecutivos / 05/07/2019

Dos años tomaron las obras del Hotel Holiday Inn Express. Un edificio, que no solo tiene el privilegio de ser el primero de la cadena hotelera en nuestro país, sino que es el primero en construirse con el más alto estándar internacional de sostenibilidad: la certificación Leed Platinum.

Salum & Weinz estuvo a cargo del proyecto ejecutivo y de las obras del edificio en el que trabajaron cerca de 300 personas desde 2016. El Arq. Edgar Salum, codirector de la constructora y socio del Club de Ejecutivos nos cuenta que el proyecto de por sí ya fue desafiante. Teníamos videoconferencias con los arquitectos de la cadena hotelera para que fueran aprobándolo y validándolo según las exigencias de un manual cuya normativa excede a las de Paraguay. Después, cuando los inversionistas decidieron decantarse por la certificación Leed Platinum, durante las obras tuvimos que validar nuestro trabajo también con la empresa fiscalizadora.

La certificación abarca tres etapas: el proyecto, la construcción y la operación del edificio. “Fuimos elegidos para trabajar en el proyecto debido a la trayectoria que tenemos como empresa proyectista de arquitectura, particularmente, en edificios hoteleros. Luego, fuimos adjudicados con la construcción por criterios de precio, experiencia, calidad y confianza”, comenta el Ing. Carlos Wenz, codirector de la firma.

Los hoteles Holiday Inn son famosos por perseguir el mínimo impacto ambiental desde su construcción hasta el funcionamiento de sus instalaciones. “El edificio está proyectado para que no tenga barreras arquitectónicas, siendo accesible para personas con capacidades distintas, e incluso para que dichas personas puedan trabajar en el hotel con total libertad de movimiento, comenta Edgar Salum. 

Para alcanzar la certificación Leed Platinum, Salum & Weinz tuvo que cumplir con muchos otros requisitos en materia de ahorro de agua y eficiencia energética. Razón por la cual el edificio posee un tanque de 55.000 litros que capta el agua de lluvia y es filtrada para su uso en el riego y la descarga de los inodoros. También tiene un sistema de riego por goteo y aspersión controlado.

Dos termotanques de 5.000 litros con tecnología híbrida son los encargados de la provisión de agua caliente. Lo que quiere decir que la mayor parte del año el agua se calienta gracias a los paneles solares, aunque el sistema también funciona con energía eléctrica de la ANDE en caso de que el sol no baste.

Todas las fuentes de luz del hotel tienen tecnología LED.

Para las fachadas, hechas con un material cerámico que promueve la ventilación, se utilizaron dobles vidrios herméticos, colores claros y cortasoles metálicos que no obstaculizan la visual, pero sí aíslan el interior del edificio de la incidencia de los rayos solares. Todo lo cual hace posible un menor uso de los sistemas de climatización y por lo tanto, el ahorro energético.

De hecho, según los directivos de la empresa y la Arq. Griselda González, quien lideró el proyecto, la suma de todos los sistemas de ahorro y eficiencia instalados, tales como acondicionamiento de envolvente (paredes, techos y vidrios exteriores), luces, sistemas de climatización y agua caliente, etc. hacen que el edificio consuma menos de la mitad de energía que un hotel convencional en Asunción.


Certificación internacional LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) es un sistema de certificación de edificios sostenibles, desarrollado por el Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos que comprende un conjunto de normas sobre la utilización de estrategias para alcanzar la sostenibilidad en edificios. Las áreas en las que se fija la norma son: eficiencia energética, uso de energías alternativas, mejora de la calidad ambiental interior, eficiencia del consumo de agua, desarrollo sostenible de los espacios libres de la parcela y la selección de materiales, entre otras. Leed se compone de cuatro niveles progresivos de certificación: Certificado Leed, Leed Silver, Leed Gold y Leed Platinum, en función de los criterios específicos de construcción sostenible que la obra satisfaga. Para que una construcción obtenga la certificación Leed Platinum, su más alto estandar (como ocurre con el Holiday Inn Express en Asunción) debe cumplir con la totalidad de sus requisitos.

El edificio consume menos de la mitad de energía que un hotel convencional.

Si bien estas estrategias de sostenibilidad le cuesta a la construcción un 11% más que un edificio regular, teniendo en cuenta el ahorro energético, el retorno podría darse antes de los 3 años de operaciones del hotel. “Dentro de 10 años, en Europa ya no existirán edificios sin certificación Leed”, asegura Weinz. 

Desafíos durante las obras 

A la complejidad de las instalaciones descritas se sumaron una serie de prácticas, durante la obra, “con criterios de seguridad social y ambiental muy por encima de lo que la ley exige en nuestro país”, comenta Salum. 

En la etapa de la excavación del subsuelo, todas las aguas acumuladas durante las lluvias debieron ser filtradas antes de ser expulsadas de la obra. Los camiones utilizados en la excavación debían estar encarpados para no ensuciar el vecindario y las ruedas de los camiones debían ser lavadas cada vez que salían de la obra para no dejar tierra en el pavimento. 

“Todos los residuos fueron clasificados y reciclados. Los obreros se formaron para que clasificaran también su propia basura. Casi el 95% de estos residuos fueron destinados a empresas recicladoras y solo un 5% fue a Cateura. Por otra parte, el 55% de los materiales utilizados en la construcción debía ser de origen regional, provenientes de un radio no mayor a 800 km. Para no promover el consumo de energía no renovable en la logística. Además, se utilizaron materiales reciclados, como madera con certificación FSC proveniente casi en un 100% de la reforestación”, comenta Wenz. 

“En cuanto al control de la contaminación del aire, una de las exigencias fue que no se produzca polvo en la obra. Todos los materiales tenían que ser cortados en ambientes confinados. Antes de cerrar los cielos rasos, se aspiró todo el polvo que quedó dentro como prevención de las alergias y la contaminación. Los solventes, pinturas y pegamentos debían tener bajo contenido de COV (Compuesto Orgánico Volátil) que son contaminantes para la salud y el medio ambiente”, asegura Salum. 

Punta de lanza 

“Para nosotros ha sido uno de los hitos más importante en nuestra carrera como empresa”, comenta el aquitecto Salum. “Esto fuerza a otros actores del mercado a que hagan un esfuerzo. La primera vez siempre es la más difícil pero cuando ya has hecho una obra como esta la segunda es más acomodable, más manejable y se podría hasta conseguir ser más eficientes en los tiempos y los costos, porque para nosotros también fue un aprendizaje, y hoy ya tenemos más conocimiento. 

Con el Holiday Inn Express apuntamos muy alto, pero con empezar a hacer edificios con certificación Leed Gold o Silver ya estamos cuidando el medio ambiente. Empecemos a transitar por este camino aunque sea en las primeras escalas de la certificación Leed y veremos que haciendo todos un poco de esfuerzo podemos cambiar nuestra ciudad (que tanto lo necesita), finaliza. 

El dato 

El Holiday Inn Express es el primer edificio con certificación Leed Platinum (la categoría más alta de la certificación) en Paraguay y el número 40 en América el Sur. En el país existen 7 edificios construidos bajo esta norma, 6 de ellos con categoría Oro. 

Características del Holiday Inn Express 

El edificio cuenta con 11 niveles, 116 habitaciones, posee 60 unidades de estacionamiento, 4 para capacidades diferentes, 4 compartidos (para dar preferencia a personas que vienen en un mismo auto ya sea que trabajen en el hotel o se hospeden en grupo), 13 para motos y 30 para bicicletas. Existe uso preferencial para autos eléctricos. Las habitaciones tienen de 25 a 41 m2, dependiendo de la categoría.