Inicio / Revista revista-ejecutivos / ¿Podemos revitalizar nuestro cerebro?

¿Podemos revitalizar nuestro cerebro?

Ernesto Prieto Gratacos / 04/08/2019

Ernesto Prieto, científico dedicado al desarrollo de tratamientos para patologías neurodegenerativas, oncológicas e inmunológicas, asegura que sí; y comparte con nosotros 8 prácticas (para frenar el deterioro cognitivo y reparar las lesiones del sistema nervioso) que desarrolló en un seminario el pasado 4 de mayo en el Crowne Plaza. 


Reposición Hormonal 

La edad biológica, según nuestra experiencia clínica, es el factor más importante en la degeneración cognitiva. Se puede medir y mejorar devolviendo al cuerpo los niveles juveniles de hormonas como la testosterona, DHEA y serotonina, ... que le dan al cerebro la oportunidad de regenerarse. 


Ejercicio fisico sistemático

El incremento del flujo sanguíneo y la disminución de la inflamación crónica son dos de las numerosas vías a través de las cuales el ejercicio físico promueve la neurogénesis, previniendo el deterioro cognitivo engendrado por la hiperglucemia sostenida (niveles matutinos de glucosa superiores a 80 mg/dL).


Ayunos Cortos

La restricción calórica en forma de ayunos de 24 a 48 horas por semana tiene un impacto regenerador sobre el organismo, incluido el tejido nervioso. El ayuno incrementa la neuroplasticidad (capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar) y mejora las funciones cognitivas, siendo una herramienta poderosa para la prevención de enfermedades neurodegenerativas.


Abordar proyectos y estudios complejos 

El empeño intelectual, sea en forma de nuevo emprendimiento o estudio de un tema desafiante, incrementa la activación neuronal y la tolerancia cognitiva frente a los cambios cerebrales fisiológicos relacionados con la edad o con ciertas patologías.


Conocer lugares nuevos 

Viajar a lugares desconocidos es un desafío sensorial e intelectual para nuestro cerebro que al procesar la información producto de la experiencia incrementa la arborización de las dentritas, y con ello el número de interconexiones neuronales.


Tocar un instrumento musical 

Estudios de resonancia magnética cerebral aplicados a músicos revelan que estas personas tienen mayor comunicación entre los dos hemisferios del cerebro. Tocar un instrumento ayuda a la formación de nuevas redes neurales por la asociación de los estímulos sonoros, las acciones de motricidad fina y los sentimientos que despierta.


Bailar o practicar artes marciales

Las artes marciales que emplean llaves con intensos intercambios de posiciones son excelentes para el cerebro. Lo mismo sucede con el baile libre que exije una secuencia contínua de toma de decisiones. Hay estudios que afirman que bailar habitualmente con una pareja disminuye más el riesgo de contraer Alzheimer (un 76%), que los crucigramas (47%) y la lectura (35%).


Suplementación con dihidroergotoxina 

Este cognotrópico (sustancia que modifica el ritmo cardíaco) tiene un efecto análogo al factor de crecimiento nervioso (NGF), limpiando las neuronas de los detritus generados por las grasas oxigenadas (lipofusina). El fenómeno de rancificación de las grasas conocido como peroxidación lipídica ahoga las células del sistema nervioso central. La dihidroergotoxina limpia los depósitos de lipofusina atrapados en las neuronas del hipocampo, principal receptáculo de la neurogénesis en los adultos.