Inicio / Revista revista-ejecutivos / Sapiens, de animales a dioses de Yuval Noah Harari

Sapiens, de animales a dioses de Yuval Noah Harari

Club de Ejecutivos / 01/07/2019

Hace 100.000 años el Homo sapiens convivía con otras especies de homínidos sin que nada en él pareciera destacar sobre al resto. “Los humanos prehistóricos eran animales insignificantes que no ejercían más impacto sobre su ambiente que los gorilas, las luciérnagas o las medusas”, dice Yuval Noah Harari (historiador israelí) en su libro más famoso: “Sapiens. De animales a dioses”. 

¿Qué sucedió para que el Homo sapiens sobreviviera a sus parientes, e incluso dominara a las otras especies? 

Con una prosa fresca, directa y un enfoque revolucionario que lo ha convertido en el libro de cabecera de personalidades como Bill Gates o Mark Zuckenberg, el texto intenta darle respuesta a esta y muchas otras interrogantes de la historia de la humanidad. 

“Un cerebro grande, el uso de utensilios, capacidades de aprendizaje superiores y estructuras sociales complejas son ventajas enormes”de las que el ser humano (no solo el Homo sapiens) gozó durante millones de año, sin embargo continuaba siendo una criatura débil y marginal. La posición del género Homo en la cadena alimentaria estuvo, hasta la fecha muy reciente, en el medio. Durante millones de años, los humanos cazaban animales más pequeños y recolectaban lo que podían, al tiempo que eran cazados por los depredadores mayores. Fue solo en los últimos 100.000 años (con el auge de Homo sapiens) que saltó el hombre a la cima de la cadena alimentaria”. ¿Por qué? 

Para Yuval “la respuesta más probable es que el Homo sapiens conquistó el mundo gracias, por encima de todo, a su lenguaje único… Pero la característica realmente única de nuestro lenguaje no es la capacidad de transmitir a otros hombres información sobre el entorno. Más bien es la capacidad de transmitir información acerca de cosas que no existen en absoluto. Hasta donde sabemos, solo los sapiens pueden hablar acerca de tipos enteros de entidades que nunca han visto, ni tocado, ni olido”. 

¿Por qué es tan importante la capacidad de ficcionar la realidad que tiene el Homo sapiens? Porque esos relatos comunes “como la historia bíblica de la creación, los mitos del tiempo del sueño de los aborígenes australianos, y los mitos nacionalistas de los Estados modernos”confirieron a los sapiens la capacidad de cooperar flexiblemente en gran número. Y “esta es la razón por la que los sapiens dominan el mundo, mientras que otras especies sociales como las hormigas se comen nuestras sobras y los chimpancés están encerrados en zoológicos y laboratorios de investigación”, afirma el autor. 

Cuando un grupo crece tanto que el contacto entre cada uno de sus individuos se hace imposible, el orden social se desestabiliza. En los humanos, el número límite para que esto ocurra es de 150 personas. Por encima de ese umbral crítico, solo gracias a la creación de mitos comunes, un gran número de extraños puede cooperar con éxito construyendo ciudades, imperios, o multinacionales. Cualquier cooperación humana a gran escala se establece, según Yuval, “sobre mitos comunes que solo existen en la imaginación colectiva de la gente”. El relato, la narración colectiva es lo que le ha permitido al sapiens llegar hasta donde ha llegado. 

Ahora, si querés saber los detalles de esta fascinante y bien documentada historia de la humanidad, así como la opinión del autor sobre el futuro que nos espera, te recomendamos que leas el libro. No tiene desperdicio.